Crónica Lavatrail (parte1)

La semana anterior a la carrera me había convertido en un manojo de nervios, como siempre, mi cabeza no dejaba de recorrer mentalmente los kilómetros de la carrera una y otra vez, mientras comía, mientras intentaba dormir… todos los dolores se me intensificaron, e incluso tuve una caída a dos días de la carrera, donde me volví a doblar el dedo del pie recién recuperado, y me marque las rodillas.

Así que me presenté en la linea salida un poco descargado de responsabilidad, ya no creía de verdad que lo podía hacer bien, así que cuando Jose me dejó en la playa de la Garita en Arrieta me encontraba más tranquilo.

También las ú¡ltimas conversaciones con Marcos, y con Molus, que me decían, que en una Ultra se sale despacio, que no me agobiase, que entraría en calor poco a poco, que los kilómetros ponen a cada uno en su sitio. Así que me abrigué un poco más de la cuenta y espere hacer amigos en los primeros kilómetros.

Cuenta atrás, gritos , aplausos, allá vamos, los primeros metros sobre la arena son rápidos, la emoción de la salida , pienso.

Pero los primeros metros dos corredores en cabeza no aflojan, pasan los primeros kilómetros, miro el Garmin( gps) primeros kilómetros 4,30m. /km 4, 40m. /km y estamos subiendo, ¡ joder! esto no es despacio, no es ritmo de 84 km.

Decido quedarme a remolque del grupo hasta el comienzo de la subida, allí aflojarán, imagino.

Comienza la subida a la presa de Mala, unos 11 km muy duros, un corredor se pone en cabeza e imprime un fuerte ritmo, ya voy mosqueado, esto no parece aflojar, y, o la gente esta muy ,muy fuerte, yo muy mal, o se esta saliendo por encima de nuestras posibilidades.

A este ritmo, voy incomodo, sin sufrir, pero mal, trabado, y sigo pensando en esa tibia que me arde, y el dedo que me duele,

Me pongo a la par del corredor que marca el ritmo, para hacerle saber que no va solo , somos un grupito, a ver si se calma, y subimos al tran -tran, pero vuelve a cambiar y tira aun más fuerte.

Así que decido esperar hasta el primer descansillo a ver si el ritmo se estabiliza.

Untitled

Corriendo con compañía en la oscuridad

 

/p>

 

Pues no, seguimos igual, así que me olvido de que nos quedan casi 80 km por delante, para sufrir al ritmo de otro prefiero sufrir a mi ritmo, por otra parte esta es la única subida larga de la carrera, y si no aprovecho mi terreno, igual luego me arrepiento.

Así que me pongo en cabeza, e imprimo mi ritmo, me encuentro muy bien, veo que no me siguen, ya está, me emocione, vaya sangre fría la mía.

Pero estoy disfrutando, subiendo en la oscuridad, solo con la luz del frontal, en silencio, escuchando mi respiración, que mas da si luego peto, voy a disfrutar la subida que para eso es para lo que corremos.

Pienso en los km de subida entrenando, detrás de Molus, a un ritmo infernal, casi echando el hígado, saboreando la sangre en tu boca, en cambio éste ritmo es duro pero cómodo.

Corono las nieves con algo mas de 2 minutos, estoy lanzado ya no voy a parar, empiezo el descenso, me lo conozco bien , pienso en apretar.

Pero es mi primera carrera nocturna y la zona me da hasta miedo, un tropezón me recuerda mi ultima caída, y no quiero cagarla, así que me lanzo barranco abajo, ligero, pero sin volverme loco, los corredores que me persiguen no son de Lanzarote, no conocen el terreno , les llevo ventaja.

Paso el tramo técnico contento, con buenas sensaciones, pero de pronto atisbo una luz detrás mío, un corredor me ha comido mucho terreno, ¡ pero como ha bajado este loco! yo que creía que bajaba bien.

De repente mi película se tuerce, ya está, me va a coger y me va a pasar por encima, ya disfruté mi minuto de gloria.

Enfilo la playa de Famara, mi casa, por donde pensaba pasar muy relajado, a ritmo tranquilo con las piernas frescas, disfrutando y saludando a mis amigos y vecinos, en cambio esta es la situación actual, tengo las piernas tocadísimas, estoy corriendo la playa de fajara a 3,45 m. el Km. con un tío pisandome los talones que va un poco más rápido, y nos quedan 63 km, no voy a llegar a meta ni de coñá.

Untitled

Cuando Marcos, Edurne y mi madre me ven saltan de alegría, me animan como locos, Javi me acompaña unos metros, yo ya no puedo parar, ya que he atacado, solo me queda escapar hacia delante, así que me interno en la oscuridad de nuevo.

Untitled

Marcos, guiandonos, ya no veíamos nada!

Ya se me ha pasado la euforia de la salida, y la noche es muy oscura, además a pesar de conocer la zona, tengo que ir muy concentrado para seguír las flechas pintadas con cal blanca en el suelo, es casi un alivio cuando en el km 30 el corredor que me persigue me da caza.

Para mi consuelo parece que nuestros ritmos son parecidos y le puedo seguir, se trata de un corredor de Tenerife , alto ,fino, con un estilo fácil, equipaje del Trango world team, parece bastante bueno.

Cogemos buena marcha durante la noche, en cada avituallamiento, el encontrar a mi madre, Edurne, Marcos, Jose y Javi, me da una inyección de moral, no puedo defraudarles con el madrugón que se han pega o, y todo lo que me están ayudando, voy físicamente tocado pero con las cosas muy claras en la cabeza.

Estamos a punto de llegar a la mitad de carrera, pero de pronto, las flechas cambian de dirección, no me suena, pero el último día ha habido pequeños cambios de recorrido, así que sigo a mi compañero, seguimos viendo flechas, entonces todo va bien…

Untitled

 

Untitled

Parece que empieza a clarear!

Hasta que aparecemos en una carretera muy lejos de el avituallamiento, hemos debido de seguir unas flechas de una carrera antigua, estamos perdidos.

El mundo se te viene abajo, pero desandamos kilómetros hasta encontrar la senda buena, llamamos a Marcos para que avise a la organización de una zona mal señalizada, Jose se acerca con el coche y nos guía hasta el camino de nuevo, llegamos al avituallamiento con 7 km de más, pero seguimos en cabeza, así que a intentar tranquilizarnos y pienso, ¡ cuando cojones va a amanecer!!

Nos internamos en una zona volcánica, donde por el día es fácil intuir el camino, pero de noche es totalmente imposible.

Untitled

Hacia la boca del lobo, nos comió la noche!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Lanzarote, Lavatrail. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Crónica Lavatrail (parte1)

  1. edusimal dijo:

    Venga, venga…que corriendo serás muy rápido, pero escribiendo vas un poco lento.
    Me he quedado con ganas de mas..
    Un abrazote

  2. Nico dijo:

    muy bien Alberto. no puedo esperar a leer el final! Joder con esos 7km de más, eso tiene que haber jodido que te cagas, pero si a pesar de eso seguiais en cabeza, vaya ritmazo llevariais..
    Saludos y enhorabuena

    • Pues si Niko, ya sabes que hasta 1 km mal medido da mucha rabia! el único consuelo es que yo creo que se perdió todo el mundo. Por lo menos me sirvió para hacer mas de 90 km, seguro q me sirve de entrenamiento para la próxima!

      Espero q estes recuperado de a caída, nos vemos entrenando!!

      Un abrazo!!

  3. Ana dijo:

    no nos dejes a medias!!!

  4. Julie dijo:

    Màààààààs! Quiero màs!

Los comentarios están cerrados.